DONACIÓN

Si descargaste un archivo que tanto buscabas, y es la versión que querías, puedes hacer un donativo para el mantenimiento de este lugar PARTITURAS Y MUSICA - MIRTHA FACUNDO. La suma es la que consideres conveniente.

martes, 28 de diciembre de 2010

PROMOCIÓN 2010 COLEGIO AMADEUS MOZART

Amigos, navegando por Internet encontré este bello poema que quiero compartirlo con ustedes. Cada fin de año siento en mi corazón una inquietud por mis alumnos que culminan sus estudios de Quinto de Secundaria, a quienes los formé desde los 5 años de edad, y hoy tienen 16. Da gusto ver cuanto han crecido, aprendido, están listos para emprender el vuelo, en busca de lograr sus sueños; ellos se van y yo me sigo quedando para despedir de nuevo a la siguiente promoción.

De seguro con muchos me seguiré viendo, pero con otros se van a lugares tan lejanos que será muy difícil encontrarnos, pero mi corazón siempre estará con ellos.

Mirtha Facundo
Directora del Colegio "Amadeus Mozart"

Un día, mi corazón

sintió cosquillas muy fuertes,

yo no sabía que era;

consulté a un médico,

a otro,

a otro

y a otro más.

Nadie comprendió que era.

Consulté a un psicólogo

a otro,

a otro

y a otro más

Ninguno de ellos intuyó

el significado de mis sensaciones.

Un día, me dijo una maestra,

muy viejita ella,

que esas cosquillas

que provenían de mi corazón

eran un mensaje

de mi verdadera vocación,

Comprendí entonces

algo importante,

en mí nació la idea

de ser médico,

pero me equivoqué.

Luego quise ser muchas cosas más,

pero ninguna de ellas

satisfacían mis sensaciones,

que crecían día a día

y cada vez

con mayor intensidad,

llegaron a producirme

una sensación tan grande

que me dio la impresión

de estar enamorado.

¿Pero de quién?

yo estaba cautivado ya

por una mujer profunda,

llena de virtudes,

de valores supremos,

de principios insondables,

de amor insuperable.

Pasó el tiempo

y mí supuesto amor

fue creciendo más y más.

Era tal el sentimiento

que aumentaba día a día,

que ya no podía soportar

el duro palpitar de mi corazón.

La misma maestra

me despertó,

atontado por la emoción

la escuché:

“Amigo mío,

la caricia de un niño

un día, me provocó

una sensación similar,

comprendí entonces

que quizás mi vocación

era la de enseñar”;

descubrí entonces

hacia dónde apuntaba mi preferencia.

Emprendí mis estudios

para ser un profesor.

Cuando inicié mi carrera

advertí que mis cosquillas

comenzaron a ceder,

mi inquietud inició su equilibrio.

Esas caritas inocentes

colmaron mi corazón.

Los amé profundamente,

los amé ayer,

los amo aún

y los amaré por siempre.

La inocencia de sus gestos

la presencia de sus almas

en mi alma

hizo que los amara más y más.

Y aquí estoy,

viviendo una vida de amor

de puro amor, enamorado.

Y percibí que mi nueva novia

era la docencia.

Cada rostro que se me presenta

hoy, me colma día a día;

expresiones puras de inocente dignidad

que muestran una luz interior

que me ilumina la vida.

Rasgos de ingenua sonrisa,

de pícaros sentimientos

apurados por vivir.

Siempre dispuestos a emprender un

vuelo rasante con insólita prisa,

un revoloteo de amor a la vida,

con errores y aciertos

difíciles de comprender,

pero que sí son claros para el corazón.

Benditos amores

que nacen a cada instante,

al sentir cada abrazo,

cada beso,

al escuchar cada palabra.

Una simple mirada

transmite todo el amor

que nos puede iluminar.

Una pureza que debería

extenderse por el mudo entero

pues así las flores crecerían,

y guirnaldas de colores

adornarían a la humanidad,

el fulgor iluminaría el futuro

con toda su intensidad.

Habría más pureza

para disfrutar una paz verdadera

y auténtica felicidad.

Pero claro,

ese ideal de amor

es un ideal profundo

que deberíamos acrecentar

con pureza de corazón,

con respeto por sus futuros,

por sus historias, sus penas,

con ejemplos de vida,

y con los verdaderos significados

que le demos,

los adultos,

al concepto

AMOR

CARLOS A. BADARACCO

Si descargaste un archivo que tanto buscabas, y es la versión que querías, puedes hacer un donativo para el mantenimiento de este lugar PARTITURAS Y MUSICA - MIRTHA FACUNDO. La suma es la que consideres conveniente, desde $ 1 dólar americano.

Partituras

Haga clic en la imagen: